Petición para la liberación de los presos políticos
en España y para exigir unas elecciones limpias
en Cataluña el 21 de diciembre

Dirigido a:

Las Naciones Unidas, Sr. António Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas

El Consejo Europeo, Sr. Donald Tusk, Presidente del Consejo Europeo

La Comisión Europea, Sr. Jean-Claude Juncker, Presidente de la Comisión Europea

Tras el referéndum sobre la independencia de Cataluña y la posterior proclamación de independencia declarada por Parlamento catalán, el Gobierno español disolvió el Parlamento catalán, depuso al gobierno catalán y arrestó a ocho miembros del gabinete, incluido el vicepresidente.
Aunque España ha tratado de extraditar al presidente de Cataluña y los cuatro ministros restantes, que se encuentran actualmente en Bélgica en un esfuerzo por garantizar un proceso judicial justo, hasta ahora el Gobierno español no ha tenido éxito. La comparación hecha por la Fiscalía española entre el referéndum del 1 de octubre sobre la independencia de Cataluña con un “golpe de Estado armado” revela la posición insostenible de España.

La apelación del gobierno español al estado de derecho no puede encubrir una persecución política de una magnitud e intensidad que no se veía desde la dictadura de Franco. El objetivo obvio del gobierno español es no solo infundir miedo en el pueblo catalán mediante censura, arrestos y amenazas en las semanas anteriores al referéndum, sino también a través de la abrumadora y brutal violencia policial que sufrieron los votantes pacíficos el 1 de octubre. Además, estas acciones han continuado después el referéndum, extendiendo la persecución judicial a funcionarios, alcaldes, maestros, periodistas y cualquier persona que exprese opiniones en nombre del ejercicio pacífico por los ciudadanos de su derecho democrático.

El presidente español, Mariano Rajoy, ha convocado a elecciones anticipadas en Cataluña el 21 de diciembre, mientras que destacados miembros de su gobierno y del Senado han declarado simultáneamente su intención de ignorar cualquier victoria de los partidos independentistas. Incluso sin el encarcelamiento de prominentes líderes políticos y aspirantes a candidatos, su maltrato bajo custodia y la persistente violencia de extrema derecha contra periodistas y ciudadanos, está creando un clima en el que difícilmente puedan celebrarse elecciones justas y libres de manera adecuada.

Debido a que los catalanes insisten en una solución democrática a este conflicto, están dispuestos a decidir nuevamente este asunto a través de las urnas. Sin embargo, para que esas elecciones sean un árbitro honesto, se deben cumplir ciertas condiciones, por lo que los abajo firmantes piden a la ONU, al Consejo Europeo y a la Comisión Europea que:

  • Dejen de tolerar el comportamiento antidemocrático de España, incluido su uso indebido de los tribunales, su toma de control de las instituciones del gobierno catalán, su violencia policial y su indiferencia ante los más de cien incidentes de violencia de extrema derecha que han aparecido después de cada marcha unionista.
  • Garanticen los derechos civiles y políticos de los catalanes como ciudadanos europeos, incluida la libertad de reunión, la libertad de expresión y la libertad de expresión política, que actualmente están siendo violados con impunidad por el Estado español.
  • Exijan a España que libere a los diez presos políticos actualmente en cárceles españolas, cuyas audiencias de juicio sumario, y la posterior “custodia” preventiva en las celdas de la prisión es una parodia de la democracia europea, y cuya participación en las elecciones no puede ejecutarse justamente desde la cárcel.
  • Garanticen que ninguna persona o partido tenga prohibido participar en las elecciones en Cataluña, y que España no dictará qué programas electorales son aceptables.
  • Proporcionen observadores internacionales acreditados para garantizar que las elecciones impuestas el 21 de diciembre en Cataluña puedan llevarse a cabo de manera justa y honesta.

La única solución pacífica al conflicto entre España y Cataluña es democrática. Es hora de que las comunidades europeas e internacionales ejerzan su influencia al insistir en que los ciudadanos catalanes tengan la oportunidad de expresar su opinión sobre el futuro de su país libre y democráticamente sin temor a represalias en los tribunales, de parte de la policía o de militantes de extrema derecha.

¡Firma la petición!

Comments are closed.